miércoles, 18 de abril de 2018

SINFONÍA NOCTURNA.

No existen el espacio ni el tiempo 
   [Más allá de este frío 
La luna eclipsa los cielos 
Entre susurros de plata
Y el viento trae voces álgidas
Que habitaron bajo tierra 
En nirvanas pretéritos 
   [De fuego y ceniza

Ahora solo cantan las sombras
Y las sirenas del océano negro 
Enmudecen los lagos de silencio 
Con serenatas de sueños remotos
Atrapados en nubes sombrías 
Precipitadas por la oscuridad 
                        [Del propio ser.

lunes, 26 de marzo de 2018

Arco de sombras.

   El color gris del techo penetra en mis pupilas como una masa monstruosa. Las grietas en el cemento revelan el paso del tiempo, de ese impasible justiciero que espera al final de todo camino. 
   Detrás de estas rejas, nada crece. 
   Oigo las cadenas de la celda contigua emitir el armonioso sonido de la extenuación. Aquí, lo único que echa raíces es la algidez de los hechos. La estancia en este hotel de cinco estrellas solo garantiza el sueño interrumpido por las dentelladas del destino. Cruzar al otro lado de las rejas es el espejismo que envenena el cerebro cada vez que el verano posa sus fauces de fuego sobre este suelo luciferino.
   Me tumbo sobre la cama y espero a que la negrura y el silencio caigan dentro de mis párpados.
   ¿Libertad?
   Quizás algún día, en algún cielo inventado.
   ¿Y qué hay del corazón?
   Tal vez los ríos sangrientos de la culpa jamás desaparezcan.



jueves, 15 de marzo de 2018

Sinopsis "Sobredosis".

Increíblemente emocionada de anunciar que mi próxima novela Sobredosis será publicada en abril con Ediciones Ondina.
Comparto la sinopsis acerca de esta historia de género negro.
"A causa de los secretos y las circunstancias, un conjunto de personas ven unidos sus destinos. La muerte de un hombre en Madrid inicia una investigación que el agente García deberá liderar para borrar las huellas de su historial, manchado por la violencia y la mezquindad. El Jaguar, uno de los asesinos y narcotraficantes más peligrosos del país, se encuentra en busca y captura ante la posible conexión con el crimen y la sospecha de dirigir una falsa organización benéfica. Y la vida de Nora, una prostituta cuyo pasado y presente se tambalean en una vorágine de pobreza y deshonra, unida a la de su hijo Julio, se halla hundida en un mar tóxico de sentimientos y mentiras. El mismo océano de traiciones que forzará a todos a valorar si el orgullo y los errores cometidos pueden ser perdonados para seguir adelante... O si el odio pesa tanto como para enterrar las esperanzas".
¡Pronto más información!

sábado, 24 de febrero de 2018

Reseña de La venganza del piromante.

   ¿Amas la fantasía? ¿Te gusta sumergirte en mundos llenos de magia? Si ese es tu caso, esta novela de Carolina Casado es una apuesta acertada. 
   El libro ofrece un enfoque fresco y épico a los relatos de este género, desenvolviéndose con naturalidad en un mar de aguas muy transitadas actualmente, aunque sin por ello carecer de originalidad ni de calidad. La autora nos sitúa en un mundo lejano y diferente, llamado Xeredhia, tejido con influencias medievales y dotado de profundidad en todos sus detalles, y allí, brindándole vida a cada escena con exquisita sencillez y belleza, nos presenta a un grupo de jóvenes muy distintos entre sí, que tienen que dejar a un lado su pasado para construir, a pesar de las distancias personales y sociales que les separan, un futuro próspero y así salvar a sus familias y amigos. Este grupo de chicos y chicas, al mismo tiempo que el resto de adultos que les rodean, van evolucionando y transformando sus pensamientos y sentimientos en emociones más maduras, dirigiendo la trama con soltura y añadiéndole a las acciones un significado especialmente pulido. Además, las descripciones, tanto de los lugares como de los protagonistas, aportan un efecto estético que permite al lector adentrarse en ese universo con gracilidad, formando una atmósfera de misterio, comedia y drama que se combinan muy bien.
   Por lo tanto, no te pierdas esta fábula acerca del poder de la amistad, del amor y de la colaboración que nos enseña que lo más hermoso sucede cuando los seres humanos deciden dejar atrás aquello que les separa para creer en aquello que les une. Fabricada con los mejores sueños y los más dulces deseos.



domingo, 11 de febrero de 2018

Wanderer.

Aparentemente hay dos caminos para todo. Dos vías inalterables que salen al encuentro del destino cada vez que una decisión toma forma en nuestro interior. En ese nacimiento, los aspectos físicos vibran con el fulgor infinito de la luz y con las sombras danzantes de la oscuridad, y la realidad se divide en trazos paralelos, en sendas de vida, muerte y resurrección que nutren las posibilidades de la existencia. Y en ese segundo perdido en la inmensidad del dinamismo perpetuo, las verdades cobran sustancia propia, liberándose de los contornos que las sujetaban a la imaginación y a lo contingente.
Di un paso hacia el frente y dejé que mi cuerpo cayera al otro extremo, levantando una nube de polvo.
Y antes de abrir los ojos, supe que, a pesar de que la gravedad sostenía el mundo con la misma firmeza a la que mis sentidos llevaban acostumbrados desde siempre, en aquel fragmento del universal caleidoscopio humano, la tierra rotaba a un ritmo distinto, latiendo al compás de una sinfonía muda que solo era audible por las criaturas inmortales al tránsito.
El aire soplaba en mil direcciones, trasladando cientos de historias  dentro del eco abstracto de sus caricias otoñales. Enredaba los márgenes de las circunstancias y realizando cabriolas en las holguras de las crónicas, zarandeando con su respiración húmeda y fría los detalles supervivientes a cada periodo; y el resto de los elementos obedientes a las leyes del planeta, se deslizaban en una temperatura uniforme hacia el equilibrio de la creación.
Me arrastré por el suelo hasta salir de la cueva. La claridad grisácea del cielo nubló mis pupilas y tendió una pálida capa de vegetación ante mí, poblando el lugar que ocupaba mi comarca en la actualidad con la quietud pacífica y sabia de los árboles de un ayer casi impalpable desde el hoy.
Pero entonces, los recuerdos extendieron sus brazos sobre mí, aproximando el fantasma de su voz a mi mente y trayéndolo de vuelta a mi corazón con el impulso siniestro de la melancolía. Valiéndose de la fuerza madre de todas las debilidades, de ese nítido lazo que cruza todas las eras y eternidades y escala cualquier brecha en el espacio y en el tiempo, suplicando alivio a través de los gritos del pasado que traspasan los límites de lo común y de lo desconocido. Y el dulce sonido de sus palabras cándidas y angelicales, peinadas por el paso de los años, besadas por el viento del cambio mas inmutables al recorrido álgido de las estaciones y de los ciclos del dolor, retornó a mis oídos en medio de un silencioso concierto de la naturaleza.
Me puse en pie y sentí la ligereza de los secretos flotando sobre la brisa crepuscular, y, a la vez, el peso de las miles de conexiones estelares, de los deseos y las ilusiones tangibles, sembrado bajo la hierba, a millones de kilómetros, en el círculo imparable del universo.
El peligro perseguía toda elección, rastreando los hechos sin piedad, y la rueda del infinito seguía girando mientras mis propias huellas me conducían hacia los imposibles ya escritos décadas atrás. Pero iba a intentarlo. Debía  traerle de vuelta al presente. Porque, si impedía aquella tierna expiración, mi hermano continuaría habitando… esta vida.