Entradas

Mostrando entradas de agosto, 2018

Graduación en los suburbios.

   Salgo de la cama y me atrevo a lanzar una mirada a la figura que se refleja en el espejo.  Sin embargo, el alivio no hace acto de presencia.     Miles de arrugas hincan los colmillos en mi alma y un precipicio asoma a mis cuencas oculares proyectando sombríos desvelos sobre mi rostro maduro. En él todavía moran los últimos destellos de una juventud doliente y perdida, de una luz consumida por el arte de la desdicha. Pero no reconozco otra sabiduría en mí distinta de las raíces podridas del ghetto. Los días sacuden mis pestañas con la fiereza y el desdén de la gravedad, del peso de unos sentimientos sin más patria ni hogar que el sonido sordo de la nada y el silencio impasible de la soledad entre las personas. Sé que respiro dentro de un tanque de mentiras contagiadas con el virus de la verdad, que todas mis experiencias han sido compradas por la amarga y frívola arrogancia nacida en las calles y el mundo vibra en mis oídos mientras sus gritos de auxilio se apagan ante la pérfida y