viernes, 24 de noviembre de 2017

La Casa De Papel: Crítica.

Una historia con alma. Unos personajes puros y construidos con precisión y significado. Una banda sonora de cine, tan envolvente, febril, bella y seductora como la serie en sí misma. Una fotografía cuidada hasta el mínimo detalle, muestra de la cara más dura y la más vulnerable de cada uno de esos desconocidos que terminan siendo la apuesta favorita, el helado a la vez que ardiente juego prohibido. 
Tic, tac. 
Alguien ha puesto una bomba dentro de nuestros corazones. Una extraña Resistencia ha prendido la llama y, a estas alturas, no hay forma de escapar de ellos: de los criminales que nos han robado el aliento desde el primer minuto de grabación.  
Gracias a todos los que han participado en un proyecto que no solo destaca por ser original, sino por haber despertado un nuevo concepto, una esperanza cálida que ha aproximado a miles de espectadores al arte que se crea a través de una cámara. El trabajo de los actores y los guionistas ha sido espectacular, y representa esfuerzo y pasión por la diversidad de aspectos del mundo televisivo. El cast está escogido con muy buen criterio, ajustado a los requerimientos de los papeles, y la mayoría de actores se desenvuelve con maestría y gracilidad. 
Para mí, destaca la interpretación de Álvaro Morte. Es una ardua tarea el saber aportar color y singularidad a un personaje ambiguo, de rostros ocultos y facetas tanto enternecedoras como gélidas, tanto calculadoras como profundamente amables y astutas. Pero él maneja los hilos con una destreza sutil, demostrando un talento impecable y haciéndonos empatizar con Sergio desde el otro lado de la pantalla, convirtiendo la ficción en una realidad imperfectamente humana y perfectamente creíble. Logra encender cada matiz de su carácter con una chispa de misterio, atracción y carismática meticulosidad, y le aporta una presencia única, una melodía suprema de victoria frente a la adversidad del tiempo y las circunstancias. 
Además, también brilla Pedro Alonso por dotar de vida más allá del papel a Berlín. Le regala una máscara opaca de luz y oscuridad muy bien enlazadas, mostrando la complicada personalidad que se esconde tras su espíritu, donde un incendio de sentimientos temperatura en apariencia fríos oscilan frente a la incertidumbre y a la soledad que irrigan su espíritu fiero, apasionado y bohemio. Le brinda fuerza, temperatura y audacia desde la primera escena y convierte a Andrés en un complejo y fascinante diablo al que no se puede evitar amar pese a su aliento criminal. Fonollosa es en esencia tan humano, que su naturaleza salvaje y su capacidad!de persuasión resuenan al unísono de su corazón, hambriento de adrenalina y envuelto en las llamas de una libertad luchada y ganada. Un tesoro que nada ni nadie pueden arrebatarle: su devoción por caminar sobre la fina línea entre la vida y la muerte; esa en la que se balancea con la esquisita habilidad de un ser domador de sus miedos. 
Mi más sincera enhorabuena a todas estas promesas del universo artístico, delante y detrás de las cámaras, como artistas y como personas Ojalá sigáis formando parte de proyectos tan formidables. ¡Un inmenso aplauso y una lluvia de premios para estos monstruos! 
Confiamos en ti, Profesor. 
Solo queda esperar que un spin-off sea la próxima decisión. Permitidnos ver el origen de este placentero surgimiento con una precuela donde toda la sangrienta familia esté de vuelta.
¡Bella ciao!