miércoles, 31 de mayo de 2017

13 Reasons Why: Crítica.

   Una ficción única. Desde el comienzo hasta los créditos, se presenta como una invitación a la reflexión y a la concienciación de la gravedad que ejercen las acciones de todos en el destino de todos. Es una travesía impregnada de dureza, dulzura y certeza que se ve acompañada por melodías escogidas perfecta y exquisitamente de acuerdo con la intensidad de las escenas y la psicología de los protagonistas. Y también disfruta de unas interpretaciones magníficas que simbolizan con magia y precisión a los personajes, a quienes han sabido sumergir en aguas de densa confusión donde las arenas movedizas de la culpabilidad y la desilusión les conducen al descubrimiento de su identidad… En medio de un mar de frías olas que les hacen impactar con sus errores y los del resto, provocándoles la salvación o la irreversible ausencia de su espíritu.
   No obstante, las preguntas saltan solas desde el lado contrario de la pantalla. ¿En qué punto las cosas se vuelven transparentes a los ojos de la humanidad? Las respuestas, entonces, nacen en nuestra cabeza a medida que avanzan los capítulos, y algunas se instalan en el ánima cual dudas de culto eterno.
   Por tanto, dirijo estas palabras al grupo de directores, actores y colaboradores del producto: gracias por haber depositado oxígeno en los pulmones de la esperanza, aunque haya sido a través del dolor. Por haber hecho temblar la perspectiva de la verdad. Por haber desafiado los límites del maniqueísmo extremista que asola la sociedad, donde el blanco y el negro juzgan los pensamientos y las acciones sin ahondar en la paleta de colores que tinta el mundo. Por haber hecho aparecer cuestiones en un número incontable de ánimas. Por haber iluminado la sangre de la violencia: la causa de la desconexión moral y empática que sufren millones de personas hoy en día y que tanto daño ha provocado en los últimos años.
   Sí, las experiencias relatadas en esta historia son distintas a las de cualquier persona. Basadas en una novela y adaptadas para una producción televisiva. Pero, en ellas, hay realidad más allá de cada secuencia. ¿Y por qué? La contestación es simple y compleja: en alguna milésima de segundo de la vida, todos somos Hannah. O Jessica. O Justin… Cualquiera de ellos; incluso de sus padres o de sus conocidos.  ¿La explicación? Nos une lo mismo que nos separa: el corazón. Nos atan y desatan las circunstancias y los sentimientos. Nos persiguen las mismas pesadillas y nos dan alas los mismos sueños. Por ese motivo, los sucesos nos afectan a cada uno de manera diferente y, pese a ello, construimos nuestro presente en base al pasado, y en él siempre se entierran ángeles y demonios que se han desatado en el pecho a lo largo del  tiempo, incubados por los temores, la valentía, el desazón, la amistad o el amor según interaccionamos con los demás. Y teniendo en cuenta la adversidad de este caótico universo, donde no sobran las desilusiones pero tampoco falta el coraje, resulta honesto empatizar con los detalles y la profundidad de las cosas. Ese es el secreto: continúa siendo esencial acariciar el respeto entre jóvenes y adultos, así como analizar el maltrato y la deshumanización que está consumiendo el planeta en cientos de contextos. Ahondar en la confianza y en la conciencia antes de que esta se contamine con el veneno de la desesperación, ver y ayudar a otros a contemplar con la mayor pureza posible las consecuencias, los caminos, los problemas y las opciones, de modo que sea factible sentir las emociones ajenas y calzar los zapatos de los demás, ya sean mayores o menores que nosotros. Por esa razón, debemos conectar las almas rotas que vagan en el silencio y recordar que siempre quedan fuerzas en una voz para alzarse bajo la luz o la oscuridad. Solo así prevendremos próximos defectos secundarios causados por la aflicción.
   Porque, antes de volar, hay que aprender a sostenerse en el viento sin miedo.
   Porque sanar significa aceptar(se).
   Porque todos importamos.
   Y porque solo mediante la comprensión y el cariño, podremos convertir este lugar terriblemente bello y oscuro a la vez, en un sitio donde seamos humanos polícromos sin pánico a la soledad y al peso del rechazo, capaces de apreciar y observar de manera transversal lo que somos.

                                

viernes, 26 de mayo de 2017

El alba de los espíritus.

   Las dos figuras se miraron mientras sus cuerpos se erguían con fervor bajo la sombra del anochecer, ambas acariciadas por la luz rojiza de las antorchas. La oscuridad que proyectaban sus auras abrazaba el viento con una impasibilidad que helaba el castillo, consumiendo los destellos de vida que aún se resistían a desaparecer, y prendía de rabia el fuego que capitaneaba la destrucción de las tierras, envenenando el ciclo de la reencarnación y la redención religiosa del lugar con el olor ácido del rencor, el cual perfumaba callejones, aposentos y tabernas.
   Ahora que las últimas torres caían con el eco de la coacción y el áspero sonido del miedo, la mujer y el hombre se contemplaban mediante una capa de transparencia por primera vez. Las pupilas de la pareja se analizaron recíprocamente en medio de una espiral dinamizada por las memorias heridas, expuestas al escozor del tiempo. Los recuerdos sangraban y coloreaban con trazos de aversión las paredes de sus espíritus, que habían perdido su libertad física y se habían transformado en un aliento eterno de odio encendido gracias a las llamas carnívoras de la codicia. 
   ¿Cuánto habían estado dispuestos a apostar para ganar el silencio de los habitantes y los soldados que sollozaban y aullaban de terror en el valle?
   Toda la voracidad que llevaba crepitando en el interior de sus negros corazones desde que habían separado los párpados al nacer, se cernía sobre el pueblo como si el ejército del diablo hubiera despertado en el mundo real para hundirlos en un baño de fluidos con sabor a muerte. Y, en aquel momento, nada podía detener el haz impasible de la guerra, porque las cenizas de la batalla provenían del enemigo más próximo. De ellos mismos.
   El caballero levantó la cubierta del yelmo y la ínfima claridad que descendía de los cielos alumbró sus ojos inundados en resentimiento, cuyo fondo era un circulo sin fin que giraba impulsado por una sed de resarcimiento encarcelada en el mayor de los infiernos mentales: el de la venganza. Se mantuvo inmóvil, conservando una postura férrea que se extendía a partir de su alma ingrávida, frivolidazada por el humo tóxico de las mentiras que él mismo se había obligado a creer y crear, y aspiró oxigeno con un gesto neutral, forzándose a olvidar que la dureza de la experiencia le había arrebatado lo único que había apreciado, y que, si el horror había surgido en sus entrañas, había sido en respuesta a la debilidad de su ánima.
   El soberano de la nación soltó una bocanada de aire que parecía haber dormido en sus pulmones durante mil décadas, y agarró su espada con fiereza. La hermosa silueta de cabellos dorados que se hallaba ante él, sumida en una expresión de imparcial magnificencia y sin apenas mostrar un ápice de flaqueza frente a la gelidez de aquella pesadilla, fulminaba su rostro con el frío encallecido por la ira, pero ni siquiera ella era inocente en cuanto a la catástrofe que arruinaba su entorno y su historia. Ninguno de los dos era capaz de sentir algo al desembarcar en el océano en el que vagaban las intenciones del otro. El anillo que vestía sus dedos anulares, el cual en un inicio había simbolizado la unión de kilómetros de bosques y edificaciones, de unas familias pobres y otras tocadas por la bendición de la riqueza material, significaba ese día la desolación de sus sueños, que se habían nutrido de su hambre por el exterminio y la supremacía hasta tomar la forma de un espectro devastador de todas las dimensiones, reales o metafísicas, de esa región.
   La reina dio un paso hacia delante y la luz de la media luna incidió en sus facciones petrificadas a causa del hastío, dejando una parte de su piel de porcelana rociada por la tenebrosidad de la noche, ennegreciendo y evaporando así su imagen en una representación de su infinito ser, ambiguo y malicioso como la vileza que llueve de las cataratas y arrastra el agua con la fuerza salvaje de la dominancia. Al igual que el egoísmo innato e irracional del universo.
   Mientras tanto, las lágrimas de las víctimas y las voces ahogadas de los combatientes seguían absorbiendo los silbidos de los gorriones que empezaban a cantar ante la sábana de calidez que traía el alba, cuyo abrazo contaminaba el ambiente con la respiración de los antepasados. Y el más allá continuaba abierto bajo un chillido sordo de exasperación.
   En la cima de aquel monte, disfrazados por la gracia de un amanecer sin dueño, equivalentes en cada uno de sus átomos y corrompidos por la misma insaciabilidad, los reyes estaban condenados a luchar hasta que el silencio del vacío bombardeara sus oídos y salvara sus miserables vidas del cataclismo autoprovocado. 

   Del final del que, probablemente, nadie más escaparía.




viernes, 5 de mayo de 2017

Todas las razones importan.

   Es difícil estimar qué influencia tenemos en la vida de otras personas. Saber en qué medida nuestras acciones se entrelazan con las de los demás para cambiar el curso de los días. Adivinar dónde se encuentran esos puntos de inflexión que, antes o después, cruzamos a pesar de que nuestra voluntad no sea la de exceder los límites de la moralidad, resulta el mayor enigma del planeta. 
   Sin embargo, hay demasiados colores en el mundo como para ahogar nuestros corazones en las sombras del blanco y el negro, en el continuo camino del bien y del mal, que sólo simbolizan al ser humano si están presentes a la vez y agitan la existencia desde la opacidad de los sentimientos.
   ¿Siniestro? Quizás. Generalizar siempre conlleva riesgos. Implica aceptar verdades que no son pronunciadas en voz alta. Comprender aquello que mueve los pies de todos en el silencioso baile del destino que se forja según respiramos al mismo tiempo. Balancearse a expensas de confiar en un viento cuya naturaleza desconoces y que, de alguna manera, puede terminar originando un huracán.
   Sí, tal vez las cosas ya no vuelvan a ser igual que al principio, cuando aún permanecía intacta esa inocencia dispuesta a explorar las dimensiones de las cosas y sin apenas entender los giros que las circunstancias toman. Cuando las irregularidades de los senderos y la ambigüedad inserta en cada alma, aquí o en la distancia de la muerte, era una nebulosa cargada de tierna ingenuidad. 
   Esa fragilidad no regresará. Al igual que la tenebrosidad del ayer no se diluirá con el paso de los años.
   A pesar de ello, después de descubrir el sabor agridulce de uno mismo, de quienes te rodean y de las mentiras, ¿de qué modo avanzar? Entonces, la mejor opción, por no decir la única, es enfrentar el miedo y abrazar la catástrofe que bulle en nuestras venas mientras decidimos que la responsabilidad nace dentro de cada alma, aunque dependa de muchos seres humanos más.

   No obstante, si hoy me atrevo a escribir estas líneas, es porque deseo decir adiós a mis experiencias y a las conexiones que me unían a cualquiera de los que, inconscientemente o no, se vieron vinculados a mi historia. 
   ¿Mi consejo? Recordad que el universo es de una belleza inmensa, y que los actos de todos tienen el poder de transformar la hostilidad de la noche en el más hermoso de los amaneceres. Pero que también pueden convertir una delicada llama de esperanza o de pasión en el comienzo de un incendio capaz de arrasar hasta el futuro menos inestable.