miércoles, 27 de abril de 2016

Reseña de Batman V Superman.

   Ha sido una gran apuesta, y no le faltaba nada para triunfar, pero Batman v Superman no ha superado las expectativas ni de los críticos ni del público. Y lo cierto es que no me extraña, porque podría haber sido una joya entre las nuevas películas de superhéroes, un diamante en bruto, y solo ha sido un trabajo más que ha defraudado al público casi antes de su estreno. Sin embargo, no ha habido una justicia verdadera frente a esta producción, y pese a la opinión general, hay varias cosas que merecen ser salvadas y, como mínimo, recordadas con una ovación.
   Desde el comienzo, BvS carga con escenas demasiado veloces, que no se ajustan al ritmo de otras que, en contraposición, son lentas o no aportan gran relevancia a la trama. Se superposicionan a veces sin mucho sentido, como si fuera necesario conectar y desconectar unas y otras y no hubiera una línealidad, un guión que uniera los hechos de forma minuciosa y con exactitud minimalista. A eso se le une la grabación de las cámaras, que hasta el final (se hace más evidente en la primera mitad de la película, donde las luchas aún no han acaparado el protagonismo) se mueven en cada plano y alejan la imagen de una perfección fotográfica (a pesar de la belleza estética). Ese excesivo movimiento y la falta de una estructura pulida hasta el último detalle, terminan generando confusión en el espectador. Además, cuando menos lo espera, se encuentra inmerso en un duelo que no está lo suficientemente justificado, en una encarnizada que deja abiertos bastantes interrogantes y que suscita muchas ambigüedades.
   No obstante, algunos diálogos son un punto a favor, y, por supuesto, la música de Hans Zimmer vuelve a tener a los pies a los amantes del sonido, porque sus composiciones siempre son un regalo para los oídos. Pero lo que mayor reconocimiento merece, desde mi punto de vista, es el renacer de un Batman muy maduro, un personaje oscuro, quemado, sediento de sangre y dispuesto a pagar cualquier precio por ejercer de justiciero, alguien distinto a todas las versiones creadas años atrás. Y la elección de Ben Affleck como Bruce Wayne ha sido el mejor acierto de Snyder. Si bien fue el actor más infravalorado por la audiencia durante la producción, rechazado desde el primer momento en que su nombre salió como candidato para interpretar al hombre murciélago, ha sabido defenderse bajo los focos y demostrar su valía y su carisma. Así como no han profundizado demasiado en Clark Kent, a quien apenas le han cedido conversaciones en el film y cuya esencia de los cómics se va diluyendo según no se deshace de su ira y de su impotencia, las cualidades que aporta Ben al dueño del Batmóvil son magistrales, y realmente se puede ver en el personaje su dolor, su brutalidad sin limites, su hastío, y el cansancio de cargar con una vida llena de crímenes y soledad.
   También creo que a Wonder Woman, aunque no se aclara su origen ni las motivaciones que la han hecho regresar a la Tierra, han sabido introducirla y moverla con sutileza por la historia. Cada aparición de Gal Gadot frente a las cámaras está encajada con elegancia, y la actriz le confiere una fortaleza y valentía únicas. 
   ¿Y… Jesse Eisenberg? Fue el siguiente actor que el público detestó escuchar como futuro Lex Luthor. Pero para juzgar su interpretación, debemos pensar primero en que la personalidad del ambicioso monstruo de los negocios ha sido modificada, y han creado una versión nueva que se distancia de la supremacía fría, malvada y hostil del cómic original, para desembocar en un carácter histriónico, ingenioso y cruel que continúa amando la manipulación, el poder, y la humillación de los demás. Partiendo de ese cambio, la actuación es impecable de principio a fin. Jesse no solo logra esa transformación, si no que lo consigue envolviendo a Alexander en una codicia que raya en una locura calculada, haciendo de él un diablo que se divierte 
viendo cómo el mundo se destruye ante él gracias a sus estrategias. Sencillamente fabuloso.
   Debo admitir que BvS no ha sido la película del año, aunque quienes nieguen que tiene elementos buenos y llenos de potencial, quizá no hayan sabido encontrar el talento buscado en ella. De cualquier forma, recordemos que el universo no es blanco o negro, y que cada uno es libre de elegir qué le devuelve la ilusión.

  No pocos teníamos puestas las esperanzas en que este estreno brillara lo suficiente como para devolver la luz a Gotham, pero la oscuridad aún no invadido por completo la ciudad gótica ni las tierras de Kansas. Al menos, no este amanecer.



No hay comentarios:

Publicar un comentario