lunes, 25 de enero de 2016

Penumbra en la mirada (Microrrelato finalista del certamen Isla Tintero).

Algunas personas observan el mundo en blanco y negro.
Yo siempre lo había mirado a través de unos ojos que solo percibían el segundo color. Para mí, la oscuridad representaba el filtro de la vida, el eje sobre el que el universo giraba. El mundo era un lugar donde las sombras significaban la realidad. Una cueva en la que el eco de mi propia voz no existía, porque el silencio lo devoraba todo.
Desde niño sufrí ceguera. Pero en el seno de una familia pobre, en una época en la que la riqueza no era posible para aquellos que trabajaban la tierra, mi familia no pudo ayudarme. Hasta que Marcus, nuestro amigo el médico, me regaló un futuro nuevo cuando regresó de América. Una operación pagada.
Ese día renací. Abandoné el miedo a lo conocido. Y supe que la vida consiste en ver la luz allí donde reinan las tinieblas.

No hay comentarios:

Publicar un comentario