sábado, 27 de junio de 2015

Puntos suspensivos.

Caminando y observando.
   Resulta curioso mirar la vida desde lejos. Cuando las personas ignoran que alguien las vigila, cuando no son conscientes del valor que poseen sus movimientos naturales. 
   Entonces existe algo que habla a través del silencio. 
   Una fuerza invisible. Una clase de verdad que fluye con diferente intensidad. Algo que cada vez que se produce un contacto entre unos y otros, nos une o separa. Un hilo que conecta nuestras almas.
   Como si el más profundo de los secretos saliera a la luz con la misma facilidad que una sonrisa ante un instante de alegría.


No hay comentarios:

Publicar un comentario