viernes, 30 de enero de 2015

BEGIN AGAIN.

"Recuerda aquella película. La vida no es odio. No se trata de encontrar la perfección. No somos mejores por convertirnos en aquello que no somos. La verdad está en los detalles, en las miradas, en la forma en que el viento acaricia las hojas, en cómo el sol abandona el cielo cada noche... y en el brillo de las estrellas que desde millones de kilómetros guardan nuestros deseos. Solo hay que mirar fuera para saber cuánto vale el estar vivo. Cuánto vale el tener al lado a otros seres humanos, ya sean mejores o peores  personas. Lo más importante es la liberación. Hay que dejar fluir los sentimientos y las ilusiones. El miedo no es un enemigo, solo un reflejo del monstruo que tenemos dentro. Un espejo que nos habla de qué nos conviene solucionar. Del precio de transformar los secretos y los temores en una fuerza que nos ayude a emerger del mar negro de las pesadillas.
Vivir significa sentirse uno mismo y aceptar la realidad con los ojos abiertos y el corazón caliente. El frío de la experiencia no es un punto final ni un límite, únicamente la vía para avanzar.
A veces nos encerramos en el ayer, en todo lo que nos duele. Pero nos olvidamos de mirar más allá y ver la belleza de las cosas pequeñas. De aquello invisible que sostiene la vida. La esperanza. Porque nos creamos a nosotros mismos. Y nunca es tarde para empezar un nuevo viaje con la sonrisa de quien ve el mundo en todos los colores, incluido el blanco y el negro.os mejores por convertirnos en aquello que no somos. La verdad está en los detalles, en las miradas, en la forma en que el viento acaricia las hojas, en cómo el sol abandona el cielo cada noche... y en el brillo de las estrellas que desde millones de kilómetros guardan nuestros deseos. Solo hay que mirar fuera para saber cuánto vale el estar vivo. Cuánto vale el tener al lado a otros seres humanos, ya sean mejores o peores  personas. Lo más importante es la liberación. Hay que dejar fluir los sentimientos y las ilusiones. El miedo no es un enemigo, solo un reflejo del monstruo que tenemos dentro. Un espejo que nos habla de qué nos conviene solucionar. Del precio de transformar los secretos y los temores en una fuerza que nos ayude a emerger del mar negro de las pesadillas.
Vivir significa sentirse uno mismo y aceptar la realidad con los ojos abiertos y el corazón caliente. El frío de la experiencia no es un punto final ni un límite, únicamente la vía para avanzar.
A veces nos encerramos en el ayer, en todo lo que nos duele. Pero nos olvidamos de mirar más allá y ver la belleza de las cosas pequeñas. De aquello invisible que sostiene la vida. La esperanza. Porque nos creamos a nosotros mismos. Y nunca es tarde para empezar un nuevo viaje con la sonrisa de quien ve el mundo en todos los colores, incluido el blanco y el negro."

No hay comentarios:

Publicar un comentario