martes, 23 de diciembre de 2014

JERRY, microrrelato finalista de ER.

  Cuánto quisimos a Jerry. Y cuánto rencor le guardamos. Siempre había sabido enfrentarse al miedo para salvar a quienes amaba.     Entre nosotros surgió algo especial, una especie de unión sanguínea pese a no ser hermanos. Los cinco formamos un clan que fue nuestra fortaleza, la mano invisible que nos mantuvo juntos.
   Todo cambió. La maldita división política del país hizo que estallara la guerra entre nuestras tierras natales, y el Estado mandó a Jerry a las filas del ejército que se encontraban en la sierra. Eso significaba que combatiríamos los de la cálida región del sur contra los suyos. No obstante, en plena batalla, Matt cayó asesinado por Jerry. Y más tarde, nuestra armada mató a cada soldado del norte.  La noche en que lo despedimos aún sigue grabada en mi mente como una fotografía. A sus pies se hallaba acurrucado el felino que tanto amó.     Yo no sé si el alma existe, padre. Pero te prometo que en los ojos de aquel gato, donde nos reflejábamos los tres compañeros, vi el dolor de Jerry. A través de esas negras pupilas inocentes, él nos pidió perdón.

No hay comentarios:

Publicar un comentario