miércoles, 4 de diciembre de 2013

"Algunas veces estallar significa liberarse. De uno mismo, en la mayoría de las ocasiones. Y resulta tan... satisfactorio, que, cuando consigues desprenderte de todo lo que habita dentro de ti, sientes un profundo alivio. Estás solo, es cierto. Pero escuchar cómo el viento se mueve, notar la delicadeza con que los miedos y las preocupaciones abandonan tu cuerpo, y percibir la manera en que el frescor de las emociones debilita el poder de la memoria y renueva el ritmo de tus pulsaciones... No tiene ningún precio. 
Avanzar implica dejar atrás los recuerdos y, por encima de cualquier cosa, nunca posar la vista sobre el pasado."

No hay comentarios:

Publicar un comentario