jueves, 29 de agosto de 2013

Words like violence break the silence.

Para qué hablar. Para qué preocuparse por qué decir o por qué callar. Los días pasan, los años se escapan, y la vida continúa. No hay nada que temer. Las predicciones nunca se cumplen. Los destinos están escritos y los caminos plagados de curvas, pero las rutas poseen mil direcciones distintas. Las necesidades cambian, los deseos se convierten en vagos recuerdos y las sensaciones, gracias al tiempo, vuelan libres sin miedo alguno. 
Ser una víctima de las palabras depende de cada uno. Disfrutar de la nada es lo único que le queda a la especie humana.



No hay comentarios:

Publicar un comentario