viernes, 2 de noviembre de 2012

Sentir es la primera opción, pensar es la segunda.

Con los ojos cerrados continuó bailando bajo el sol. Los rayos acariciaban su cuerpo y su corazón se fundía con el calor que emergía de su pecho, libre y preso al mismo tiempo por los intensos latidos que lo poseían. 
Una lágrima cayó por su mejilla. Sabía que pasara lo que pasara, siempre seguiría luchando.



No hay comentarios:

Publicar un comentario