lunes, 3 de septiembre de 2012

YOU CAN'T STOP IT SCREAMING OUT.

Y supongo que se está acabando mi tiempo. Si es así, todo mi mundo desaparecerá antes de que pueda verlo por primera vez subestimando al miedo de morir y al de vivir que siempre lo consumió. Aunque cuando estás en medio de la destrucción de tu propia historia no existen excusas para temer. No puedes ver más allá de tus pies sujetos al abismo, a punto de saltar al precipicio que te brindará la oportunidad de poseer lo que nunca fue tuyo. Solo quedan los minutos corriendo por encima de la velocidad de tu corazón.
Y así me hallaba yo, contemplando los segundos que velaban mi tumba.