domingo, 17 de junio de 2012

Yo creo que a veces no sabemos cuán de fuertes somos. Sí, algunas noches nos acostamos con lágrimas en los ojos y nos levantamos con ojeras que nos acompañan unas cuantas semanas, pero todo tiene su motivo. La fuerza está en el orgullo, en la lucha por lo que es tuyo. Pero no conseguimos verlo. Somos humanos por caer y valientes por pensar que podemos levantarnos a pesar de estar muertos. De cada equivocación y de cada golpe sacamos no lo mejor de nosotros, aunque sí esa parte racional que es capaz de reponerse con su propio silencio.

No hay comentarios:

Publicar un comentario