viernes, 25 de mayo de 2012

En un incendio la probabilidad de muerte es prácticamente nula. Es difícil no recibir ayuda del exterior si hay gente atrapada bajo algún escombro o en su mismo hogar, en lugares que estén a punto de destruirse. Eso es porque siempre hay personas que han dedicado su vida a intentar salvar la de otros antes que la suya. Distintas fuentes de rescate están dispuestas a arriesgarse por cumplir su deber. Si alguien muere suele ser porque el tiempo juega en su contra. 
Pero..¿quién puede evacuar el fuego cuando es el corazón de un humano el que arde en llamas?


No hay comentarios:

Publicar un comentario