martes, 10 de abril de 2012

Esta noche podemos morir en paz.

Nanas que silban en mitad de las pesadillas que asilan la oscura neblina de las calles. Latidos que nacen en corazones dormidos por la derrota de la espera. Palabras que se deslizan entre sueños hacia el silencio de la verdad. Mentiras que se cuelan debajo de las almohadas  para olvidar la presión del dolor. Relojes que congelan los segundos en eternidades de espanto y desesperación. Días que se suceden como partidas sin victoria. Aromas de triunfo que se consumen en cigarrillos que perdieron el sabor en el humo de un fuego convertido en polvo. Hogares que buscan dueño sin encontrar almas que habiten sus paredes forradas de recuerdos. Náufragos que continúan buscando su isla en el mar de sus ojos deambulantes. Deseos que mueren antes de tocar la luz del sol.



No hay comentarios:

Publicar un comentario