domingo, 4 de marzo de 2012

The truth is hidding in your eyes.

Para abrir los ojos primero tiene que haber un golpe. Sí, una pequeña muestra de lo que ocurre realmente tanto fuera como dentro de uno mismo. Algo que determine sin compromiso alguno una salida que no deje abierta ninguna puerta, que sea el único camino o vía de escape después de ver las cosas claras, sin importar si éstas son del agrado de nuestra conciencia o no. El error es que a las personas les gusta creerse lo que piensan, por muy equivocados y concienciados que estén. Y si añadimos el egoísmo común a todos los seres del planeta a las decisiones de cada uno, así no hay escapatoria ninguna. Todos temen tragarse su orgullo, como las grandes víctimas del asesinato de sus verdades.



No hay comentarios:

Publicar un comentario