viernes, 2 de marzo de 2012

Se me olvidó que la sinceridad se esconde en palabras que no se dicen.

A día de hoy las cosas son más difíciles. No tengo la menor idea de qué debo hacer. Me consume la impotencia hasta límites que creí imposibles en mí y mis fuerzas flaquean cuando creo estar segura de cómo quiero actuar. Tú no estabas en mis planes, eso es lo único cierto de todo esto. Sólo sé que a pesar de todo ahora le doy las gracias al destino por descolocar lo que me atreví a llamar vida cuando aún no estabas en ella.  



No hay comentarios:

Publicar un comentario