martes, 13 de marzo de 2012

annnnnnnnnnnnnsiedad

Por un momento creí que la cabeza me iba a estallar. Me dolían hasta los ojos de tanto obligarme a contradecirme. Me agaché en el suelo con los brazos rodeando mi cara. Empezando por la confusión y acabando por el miedo. Así me pasaba los días, bebiéndome mis temores.¿De qué tenía miedo? Si en el fondo nadie mejor que yo sabía lo que estaba sucediendo en realidad. 
Me acurruqué con la cabeza apoyada entre mis piernas.
Me estaba rindiendo ante las posibilidades. 


No hay comentarios:

Publicar un comentario