lunes, 16 de enero de 2012

Alzas tus brazos al cielo. No sabes por lo que merece la pena luchar. No tienes ni la más remota idea de por qué deberías intentarlo. Pero sin embargo nunca dejarás de perseguir ese sueño, por mucho que te cueste.

No hay comentarios:

Publicar un comentario