lunes, 5 de diciembre de 2011

DESESPERACIÓN.

Es un estado de semiinconsciencia que sufren algunas personas tras determinadas etapas de dolor o ansiedad. Se trata de una rotura del equilibrio interno de los sentidos. Los síntomas aparecen días después de los sucesos que causan el descontrol emocional del enfermo. Suele caracterizarse por una elevada pérdida de positividad, que va acompañada de una posterior debilidad psíquica que afecta a todas las áreas sociales de la persona, y por la ausencia de seguridad en uno mismo. También puede producir cualquier tipo de desasosiego o sensación de insuficiencia sentimental, dejando al individuo completamente indefenso y desprotegido. Es uno de los problemas más abundantes en los centros de psicología de medio planeta.
Actualmente no existe una cura que consiga eliminar totalmente este insidioso mal que afecta a una gran proporción de gente en el mundo, pero por el momento sólo podemos esperar que pronto se encuentre una manera de eliminar esta puerta hacia el vacío.




No hay comentarios:

Publicar un comentario