domingo, 16 de octubre de 2011

Una historia de sonrisas rotas.

Reina de la belleza con tan sólo dieciocho,
una chica tímida con un montón de sueños rotos.
Un tipo normal con un corazón empapado,
despierto cada noche por no tenerla a su lado.
Se esperaban en la esquina del camino equivocado,
con palabras en la mente y miradas de soslayo.
Se amaban como nadie, lo único asegurado,
bastó una mirada para tenerlo comprobado.
Los ojos de ella se alzaban de vez en cuando,
podría haber sido bonito de no haber hecho tanto daño.
Poco a poco se fueron distanciando,
las cosas se tuercen, y ella lo dio por sentado.
Los silencios ocuparon el vacío demostrado,
no había nada que hacer en aquella fiesta sin invitados.
El amor es el mayor engaño,
la melancolía es un licor bien caro.



No hay comentarios:

Publicar un comentario