miércoles, 22 de junio de 2011

Miénteme.

Es increíble como podemos engañarnos. Nos creemos nuestras propias mentiras. Somos capaces de cualquier cosa sólo para complacernos a nosotros mismos o a otras personas.
A veces es de lo más estúpido.
¿Cómo decirlo..?
¿Somos cobardes, débiles, amables, prudentes o qué?
Supongo que lo que sucede es que tenemos que aferrarnos a algo, sea lo que sea, para sentirnos más fuertes. Necesitamos creernos lo que debería ser, porque en realidad quizá sepamos que lo que pensamos o sentimos no es lo correcto. En el fondo algunos son demasiado débiles para aceptar ciertas cosas, o demasiado prudentes para no hacer daño a los que quieren, pero aún así parece que siempre deben hacerlo, por el motivo que sea.


No hay comentarios:

Publicar un comentario