jueves, 23 de junio de 2011

Estoy contigo.

Esperando en la oscuridad, mi único deseo es que estuvieras aquí, a mi lado.
Pero el sonido de la lluvia es lo único que me acompaña.
Quizás nadie esté intentando encontrarme, nadie me esté buscando; pero ése no es el problema.
En esta noche fría, déjame sentir tu aliento, abrázame.
Necesito un poco de ti. Hazme vivir como si me quisieras de verdad.
Sé que no soy la persona que mejor te conoce, pero ahora lo que más me importa eres tú.
Estoy buscando un lugar, una persona.
Pero aquí no hay nadie más que yo.
A nadie le gusta estar solo cuando todo es un desastre, y mucho menos cuando sabes que no va a ir mejor.
Por eso quiero estar contigo, como si fuera mi último segundo de vida; quédate a mi lado; como si realmente todo fuera bien.
Pero siempre se esfuma ese último aliento, y te despiertas en medio de todo, con los ojos llenos de lágrimas.
Intentando descifrar esta vida, más que nunca, ahora estoy contigo, aunque tú no lo estés conmigo.

No hay comentarios:

Publicar un comentario