miércoles, 29 de junio de 2011

El dolor no es una opción, es una reacción ante la vida.

Nadie te enseña a vivir. Nadie te dice cómo debes actuar, ni si te estás equivocando o no. Ninguna persona te dice si esa amistad durará para siempre o si mañana no os acordareis el uno del otro. Nadie te enseña cómo afrontar la pérdida de alguien a quien amas. O mejor dicho, nadie te enseña a amar, y mucho menos a decir Adiós. Por mucho que intentes encontrar respuestas, ni el tiempo es capaz de decirte la verdad, porque ni siquiera hay verdad alguna en todo esto. A veces me da la sensación de que hay cosas que se escapan, o palabras que deberían haber salido a la luz, pero no recuerdas nada de esto hasta que el dolor no se presenta en tu puerta, con una sonrisa irónica pintada en la cara e intentando convencerte de que todo va bien. Por eso tal vez deba seguir buscando respuestas, y esperar a que un día, cuando habrá el buzón, las páginas amarillas no sólo contengan números de teléfono.


No hay comentarios:

Publicar un comentario